¿Y para cuándo un salvadoreño-americano será electo en Hempstead?

Una muestra de la presencia de las diversas generaciones de salvadoreños en la Villa de Hempstead, durante una celebración del Día del Salvadoreño-Americano. Foto: LTH

Hace unos meses, los votantes de la Villa de Hempstead eligieron a un maestro para ocupar un puesto de concejal. Lo patético es que entre sus rivales no había ningún candidato/a hispano/a, aun cuando ellos son la mitad de sus 50 mil habitantes. ¿Los salvadoreños de la Villa de Hempstead seguirán dejando que las cosas sigan así? ¿Cómo cambiar esta situación?

“El voto es el instrumento más poderoso jamás concebido por el hombre para derribar la injusticia y destruir las terribles paredes que marginan a hombres por ser diferentes de otros hombres.”
Lyndon Baines Johnson
Presidente de EE.UU. 1963-1969

Durante años Fredy Escobar, el presidente de la Hempstead Soccer League o Liga Centro Americana, realizaba los torneos de su Liga de fútbol en la cancha conocida como “La Bombonera de la Clinton”, en la Villa de Hempstead. Sin embargo, cuando llegó el nuevo alcalde ya no pudo obtener el permiso para el uso de la cancha —se lo habían transferido a un grupo afro-americano. Fue a la alcaldía, pero no había ningún funcionario hispano electo que pudiera interceder por él.
La Sra. Marta Montero, quien por décadas ha llevado a cabo el tradicional Desfile Centroamericano de Hempstead, siempre tuvo buenas relaciones con la alcaldía y nunca tuvo mayores inconvenientes para que le otorgaran los permisos para el desfile. Pero cuando quiso tramitar un nuevo permiso con la nueva administración, ella dice que le pidieron poco más de 50,000 dólares, para poder realizar su desfile por las calles de Hempstead. Otra vez, en la alcaldía no había ningún político electo que pudiera interceder por ella y su organización.
¿Por qué no había quien intercediera por ellos? La respuesta es simple. Desde la década pasada no hay ningún concejal hispano electo o, al menos, un alcalde más amistoso con la comunidad hispana. Pero el problema es más profundo.

“Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan.”
George Jean Nathan

La inmigración de los salvadoreños a la Villa de Hempstead comenzó masivamente en la década de los 1980’s, a causa de la guerra civil en aquella época, y se acerca al medio siglo. Hoy son virtualmente la gran mayoría entre los residentes hispanos, además son dueños de negocios y medianas empresas, propietarios de casas, han criado a sus familias e incluso ya están en la 3ra generación, las dos últimas nacidas en EE.UU. Sin embargo nada de eso se ha traducido en un poder político, un proceso que ha sido fundamental en el progreso de otras comunidades inmigrantes en EE.UU. desde principios del siglo pasado.

Una idea de hace 3 décadas
Siempre recuerdo las palabras del venerable Sr. Rafael Picón que hace más de tres décadas, cuando él era el Director Ejecutivo de la Asociación Cívica Hispana de Hempstead, en el otoño de 1991 me dijo: “Sí los hispanos en Hempstead tuviéramos un voto consolidado, de al menos 500 electores seguros, podríamos negociar la elección de un candidato nuestro como concejal apoyando a un candidato a alcalde”.
Eso fue hace ¡tres décadas! Tiempo suficiente para que la generación de entonces y la segunda que estaba naciendo o acudiendo a las escuelas, sea la que emprendiera el camino para construir los cimientos de ese poder político. Pero nada de eso, lamentablemente, se ha hecho realidad. Peor aún ¡Ningún salvadoreño/ña ha sido electo a un cargo público a través del voto popular en la Villa de Hempstead! Ni siquiera en la Junta Escolar por donde han pasado generaciones de inmigrantes que llegaron hace más de tres décadas y que aún siguen llegando. ¿Y por qué ocurre esto?

El “valeverguismo” electoral
Y esto puede ser a causa de lo que —en el léxico salvadoreño— se puede llamar el “valeverguismo” electoral: “A mí que me importan las elecciones si eso no me da que comer”.
Desde que un inmigrante ecuatoriano fue electo a la junta escolar a principios de los 90’s, o el hecho de que por la Alcaldía de Hempstead han pasado algunos concejales hispanos, pero ninguno de ellos ha sido salvadoreño, demuestra esa patética realidad del “valeverguismo” electoral.
¿Será que los salvadoreños aún no entienden a cabalidad lo que puede significar el poder político en Estados Unidos? Un poder que lo están logrando algunas comunidades centroamericanas que llegaron juntos o después que los salvadoreños. Veamos un poderoso ejemplo.

El ejemplo de Norma Torres
Uno de los ejemplos más destacados es el de la Congresista Norma Torres, una inmigrante de origen guatemalteco. Ella, por ejemplo, con las conexiones que tiene con el gobierno de Joe Biden, ha logrado contener los embates del presidente Nayib Bukele quien, incluso, se atrevió a que los electores en EE.UU. votaran en contra de ella. El resultado ha sido que varios integrantes del gobierno salvadoreño están ahora en la Lista Engel, señalados por corrupción y otros cargos. ¿Y cómo llegó a ser Congresista?
Para llegar al Congreso de EE.UU. Norma Torres comenzó desde abajo. Fue despachadora del 911 en los 1990’s, luego concejal de Pomona antes de ser elegida Alcaldesa de esa ciudad en el 2006. En el 2008 fue electa a la Asamblea Estatal de California. Y, para abreviar, en el 2014 fue electa al Congreso de EE.UU. hasta el día de hoy.
Como ven ella es un ejemplo del camino a seguir. Hay que empezar desde abajo.

¡Ningún salvadoreño/ña ha sido electo a un cargo público a través del voto popular en la Villa de Hempstead! Y esto puede ser a causa de lo que —en el léxico salvadoreño— se puede llamar el “valeverguismo” electoral: “A mí que me importan las elecciones si eso no me da que comer”. Foto: LTH

Comenzando en la comunidad
La Diáspora Salvadoreña muchas veces se ha ilusionado con tener representantes en la Asamblea de su país natal, pero eso es un “sueño de opio”, como lo da a entender Dagoberto Gutiérrez, un analista político, líder social y ex comandante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) durante la guerra civil.
Gutiérrez dice que “las comunidades de la diáspora salvadoreña deben tener como objetivo ocupar posiciones de cargos electos en los lugares donde viven”, desde las juntas escolares, las alcaldía, los condados, los estados y hasta posiciones en el gobierno federal.
Los salvadoreños de la diáspora “deben tener muy claro que sin el poder político, por mucho dinero o propiedades que tengan, siempre quedarán relegados, incluso marginados o de simples adornos”, dice.

“Por qué es importante la votación: porque, como sabían los griegos, la participación en la forma en que se nos gobierna no sólo aumenta el sentido colectivo de responsabilidad por los actos del gobierno, sino que también contribuye a que los líderes se comporten honestamente.”
Tony Judt

Hay que cambiar la historia
El martes 15 de marzo de este año, los votantes de la Villa de Hempstead eligieron a un maestro para ocupar un puesto vacante en el concejo municipal. Lo patético es que entre sus rivales no había ningún candidato/a hispano/a, aun cuando ellos son la mitad de sus 50 mil habitantes.
¿Los salvadoreños de la Villa de Hempstead seguirán dejando que las cosas sigan así? ¿Cómo cambiar esta situación? “Caminante no hay camino, camino se hace al andar”, decía el poeta español Antonio Machado.

Dando el primer paso
En un intento por dar el primer paso, “Soy Departamento 15” está haciendo una invitación especial a la comunidad salvadoreña de la Villa de Hempstead, para iniciar un debate sobre diversos temas de discusión y, tal vez, lanzar una iniciativa de acción.
Los temas a debatir serán: Estado de Integración Comunitaria; Involucrándose Cívicamente, Culturalmente y Gubernamental; y Participación Política de la Comunidad Salvadoreña en todos los niveles.
La fecha de la reunión será el viernes 24 de Junio, a las 5:30 p.m., en el 40 Main Street, Hempstead, NY, que son las oficinas de la sede de la Oficina de Asuntos Hispanos del Condado de Nassau, conocida popularmente como C.A.S.A.
Para más Información puede llamar a: Emilio Ruiz (516) 507-0343, o a Wanda Arroyo (516) 369-5551, o visitar: www.soydepartamento15.com. ¡Los Esperamos!

2 Comentarios

  1. ADELANTE, PARA HOY ES TARDE…


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.